LEVEL CONTROL

CONTROL DE NIVEL DIRECTO EN ALIMENTACIÓN DE CALDERAS

Introducción:
Los sistemas de alimentación de calderas dependen de sensores para controlar el funcionamiento de las bombas. Para ello existen distintas técnicas y cada una de ellas presenta una serie de ventajas y desventajas relativas.
Elegir el método correcto de controlar los niveles en sistemas de calderas constituye un paso importante para lograr la eficiencia económica de su funcionamiento.

Objetivo: mantener un nivel constante en la caldera de vapor con el mínimo de CAPEX (gastos de capital) y OPEX (gastos de funcionamiento).

Obtener el menor gasto en capital (CAPEX) no significa instalar los componentes más baratos que existan, sino que implica reducir el número de componentes necesarios. Al instalar iSOLUTIONS, algunos componentes y conductos resultan redundantes ya que la bomba puede asumir los controles en vez de recurrir a las válvulas.
Para obtener el menor gasto operativo (OPEX) se precisa un diseño óptimo de control y del sistema, además de bombas eficientes. Deben reducirse al mínimo las válvulas limitadoras de caudal, derivaciones y circuitos de mezcla ya que estos elementos constituyen las principales causas de un gran consumo de energía y costes de mantenimiento.

Alimentación de calderas con bombas de velocidad variable y control de nivel directo.

Función
1. El nivel de agua es constante.
2. El nivel de agua de la caldera se controla directamente mediante las bombas de velocidad variable sin utilizar una válvula de suministro.
3. Las bombas se controlan por medio del sensor de nivel 4-20 mA situado en la caldera. De este modo, se regula continuamente la entrada de agua en función del consumo de vapor.
4. El controlador de la bomba está funcionando en modo normal. Lo que significa que funciona a toda velocidad por debajo del punto de ajuste y disminuye la velocidad por encima del punto de ajuste y, finalmente, se detiene si el nivel permanece por encima del punto de ajuste. Por ello no se necesita ninguna derivación.

Este sistema funciona perfectamente y es idóneo para toda clase de calderas de vapor, pequeñas y grandes, y minimizará el riesgo de ebullición excesiva y arrastre.

Beneficios
> Un nivel constante de agua garantiza un vapor de alta calidad.
> Menor CAPEX:
• La derivación y la válvula de control resultan redundantes.
• Bombas más pequeñas al no tener que vencer una pérdida de presión en la válvula de control.
> Menor OPEX:
• Menores gastos de mantenimiento, ya que el sistema no tiene válvula de control.
• La eliminación de la válvula de control y la derivación supone menos gastos energéticos.
> Beneficios operativos:
• Tiempo de reacción muy rápido. El caudal de la bomba aumenta de 0 a 100 % y vuelve a reducirse diez veces más rápido que con la bomba de control.

Inconvenientes
> Requiere una puesta en marcha precisa y cualificada. Las bombas pueden presentar cavitación al arrancar con la caldera fría.